Deleuze, G. - Nietzsche [1965]

August 12, 2017 | Author: Juan Elías | Category: Friedrich Nietzsche, Richard Wagner, Nihilism, Truth, Dialectic
Share Embed Donate


Short Description

Descripción: Escrito monográfico de G. Deleuze sobre Nietzsche, luego de su obra Nietzsche y la Filosofía....

Description

Gilles Deleuze

NIETZSCHE Traducción de Isidro Herrera y Alejandro del Río

Con una selección de textos de NIETZSCHE preparada por GILLES DELEUZE

ARENA LIBROS

Título Original: Nietzsche La edición de esta Obra se beneficia del apoyo del Ministerio Francés d 0 Asuntos Exteriores y del Servicio de Cooperación y de Acción Cultural

de la Embajada de Francia en España, en el marco del programa de Participación enla Publicación (P.A.P. «García LOrca››)

© P.U.F., 1965 © ARENA L1EROs s.L. 2000 C/ NOVICIADO, 10, 2° C 28015 - MADR1D TEL: 91 532 46 O2 - TEL./FAX: 91 522 80 95 E-mail: [email protected]

MAOUETACION Y PORTADA: EDUARDO ESTRADA. ISBN: 84-930708-4-X

DEPós1TO LEGAL: M-38162-2000

IMPRESO EN GRAE1cAs PEDRAZA TELS. 91 542 38 17 / 91 559 01 20 PZA. DE Los MOSTENSES, 1 - BAJO

28015 MADRID

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. NO PUEDE REPRODUCIRSE NINGUNA PARTE DE ESTE LIBRO POR NINGÚN MEDIO ELECTRONICO, MECANICO, INCLUYENDO FOTOCOPIADO, GRABADO, XEROGRAFIADO, O CUALQUIER ALMACENAJE DE INFORMACION O SISTEMA DE RECUPERACION, SIN PERMISO EXPRESO DEL EDITOR.

ÍNDICE: LA VIDA ............................................................................................................................. 9 LA FILOSOFIA ............................................................................................................ 23 DICCIONARIO DE LOS PRINCIPALES PERSONAJES

DE NIETZSCHE ........................................................................................................... 53

LA OBRA ......................................................................................................................._. 63 EXTRACTOS .................................................................................................................... 65 A) ¿Qué es un filósofo? (1-6) 1. El filósofo enmascarado 2. El filósofo crítico 3. El filósofo intempestivo

4. El filósofo, fisiólogo y médico 5. El filósofo, inventor de posibilidades de vida 6. El filósofo legislador

B) Diónisos filósofo (7-11) 7. Diónisos y Apolo: su conciliación (lo Trágico) 8. Diónisos y Sócrates: su Oposición (la Dialéctica)

9. Diónisos y Cristo: su contradicción (la Religión) 10. Diónisos y Ariadna: su complementariedad (el Ditirambo) 11. Diónisos y Zaratustra: su parentesco (la Prueba)

C) Fuerzas y voluntad de poder (12-IÉ 12. Por un pluralismo 13. Dos tipos de fuerzas: activo y reactivo

14. Dos cualidades de la voluntad de poder: afirmación y negación 15. Cómo las fuerzas reactivas triunfan: el resentimiento 16. Continuación: la mala conciencia o el volverse contra sí 17. Cómo el nihilismo triunfa en la voluntad de poder

D) Del nihilismo a la transmutación (18-25) 18. Dios y el nihilismo 19. Una primera versión de «Dios ha muerto» 20. Dios ha muerto 21. Tras la muerte de Dios, todavía el nihilismo 22. Necesidad de esperar 23. Proximidad de la transmutación 24. La transmutación: lo negativo al servicio de una afirmación superior 25. Esencia afirmativa de la voluntad de poder

E) El eterno retorno (26-32) 26. Voluntad de poder y eterno retorno 27. Por qué da miedo el eterno retorno 28. El miedo superado: el eterno retorno como pensamiento selectivo p 29. El miedo superado: el eterno retorno como ser selectivo 30. La doble afirmación 31. El superhombre

32. Significado del superhombre

Conclusión: Sobre la locura (33-34) 33. La locura y los dioses 34. Función de la locura

LA VIDA

1 primer libro de Zaratustra comienza con el relato de tres metamorfosis: «Cómo el espíritu se convierte en camello, cómo el camello se convierte en león, y cómo finalmente el león se con-

vierte en niño». El camello es el animal que carga: carga con el peso de los valores establecidos, con los fardos de la educación, de la moral y de la cultura. Carga con ellos hasta el desierto y, allí, se transforma en león: el león rompe las estatuas, pisotea los fardos, dirige la crítica de todos los valores establecidos. Por último, le corresponde al león convertirse en niño, es decir, en ]uego y nuevo comienzo, en creador de nuevos valores y de nuevos principios de evaluación. Según Nietzsche, estas tres metamorfosis significan, entre otras cosas, momentos de su obra, y también fases de su vida y de su salud. Sin duda todos estos cortes son relativos: el león está presente en el camello, el niño está en el león; y en el niño hay la salida trágica.

9

Nietzsche

ir

Federico-Guillermo Nietzsche nació en 1844, en la casa parroquial de Röcken, en una región de Turingia

anexionada a Prusia. Tanto por parte de la madre como del padre la familia era de pastores luteranos. El padre, delicado y culto, también pastor, muere en 1849 (reblandecimiento cerebral, encefalitis o apoplejía).

Nietzsche se crió en Naumburg, en un medio femenino, con su hermana menor Elisabeth. Es el niño prodigio; se conservan sus disertaciones, sus tentativas de composición musical. Realiza sus estudios en Pforta, luego en Bonn y en Leipzig. Escoge la lología contra la teología. Pero ya le asedia la filosofía, con la imagen

de Schopenhauer, pensador solitario, «pensador privado». Por sus trabajos lológicos (Teognis, Simónides, Diógenes Laercio) es nombrado en 1869 profesor de lología en Basilea. Comienza la intimidad con Wagner, con quien se había encontrado en Leipzig, y que vivía en Tribschen,

cerca de Lucerna. Como dice Nietzsche: entre los días más felices de mi vida. Wagner tiene casi sesenta años; Cósima apenas treinta. Cósima es hija de Lizst y, para

estar con Wagner, ha dejado al músico Hans von Bülovv. Sus amigos a veces la llaman Ariadna y sugie-

La "uiòa

ren las equivalencias Bülow-Teseo, Wagner-Diónisos. Nietzsche encuentra aquí un esquema afectivo que ya es el suyo y del que se apropiará cada vez más y mejor.

Esos días felices no carecen de turbulencias: unas veces tiene la desagradable impresión de que Wagner se sirve de él y le toma su propia concepción de lo trágico; otras veces tiene la deliciosa impresión de que, con la ayuda de Cósima, va a llevar a Wagner hasta verdades que éste no habría descubierto por sí solo.

Su profesorado le convierte en ciudadano suizo. Durante la guerra del 70 es enfermero de ambulancia. Pierde entonces sus últimos «fardos››: cierto nacionalismo, cierta simpatía hacia Bismarck y Prusia. No puede ya soportar la identi cación de la cultura y del Estado, ni creer que la victoria de las armas sea señal

de cultura. Ya aparece su desprecio por Alemania, su incapacidad para vivir entre los alemanes. En Nietzsche, el abandono de las viejas creencias no cons-

tituye una crisis (lo que produce crisis o ruptura es más bien la inspiración, la revelación de una Idea nueva). Sus problemas no son de abandono. No tenemos razón

alguna para dudar de las declaraciones de Ecce Homo, cuando Nietzsche dice que, ya en materia religiosa y a pesar de la herencia, el ateísmo le fue natural, instintivo. Pero Nietzsche se sume en la soledad. En 1871 escribe El nacimiento de la tragedia, donde el verdadero Nietzsche se abre camino bajo las máscaras de Wagner

Nietzsche

y de Schopenhauer: el libro es mal acogido por los filó-

logos. Nietzsche se siente el Intempestivo y descubre la incompatibilidad entre el pensador privado y el pensador público. En la cuarta Consideración intempestiva, «Wagner en Bayreuth›› (1875), las reservas sobre Wagner se vuelven explícitas. Y la inauguración de

Bayreuth, la atmósfera de kermesse que encuentra allí, los cortejos o ciales, los discursos, la presencia del viejo emperador, le asquean. Ante lo que les parecen

cambios de Nietzsche, sus amigos se asombran. Nietzsche se interesa cada vez más por las ciencias positivas, la física, la biología, la medicina. Incluso su

salud ha desaparecido; vive entre dolores de cabeza y de estómago, trastornos oculares, dificultades de palabra. Renuncia a enseñar. «La enfermedad me liberó

lentamente; me ahorró toda ruptura, toda gestión violenta y escabrosa... Me confirió el derecho a cambiar radicalmente mis costumbres.›› Y como Wagner era una compensación para el Nietzsche-profesor, el Wag-

ncrismo cayó con el profesorado. 'k

Gracias a Overbeck, el más fiel y el más inteligente de sus amigos, obtiene de Basilea en 1878 una pensión. Comienza entonces la vida viajera: sombra, inquilino

La viña

de modestas habitaciones amuebladas, a la búsqueda de un clima favorable, va de estación en estación, en Suiza, en Italia, en el Mediodía francés. Unas veces

solo, otras veces con amigos (Malwida von Meysenburg, antigua Wagneriana; Peter Gast, anteriormente alumno suyo, músico con el que cuenta para reempla-

zar a Wagner; Paul Rée, al que le une la afición a las ciencias naturales y la disección de la moral). De vez en cuando, regresa a Naumburg. En Sorrento, vuelve a

ver a Wagner por última vez, un Wagner que se ha vuelto nacionalista y piadoso. En 1878, inaugura su gran crítica de los valores, la edad del León, con

Humano, demasiado humano. Sus amigos le comprenden mal, Wagner le ataca. Está sobre todo cada vez más enfermo. «¡No poder leer! ¡No poder sino muy raramente escribir! ¡No frecuentar a nadie! ¡No poder escuchar música!›› En 1880 describe así su estado: «Un continuo sufrimiento, cada día durante horas una sen-

sación muy próxima al mareo, una semiparálisis que me dificulta el habla y, para divertirme, furiosos ataques (la última vez estuve vomitando durante tres días

y tres noches, tenía sed de muerte...). Si pudiera describiros lo incesante que es todo esto, el continuo sufrimiento que atenaza en la cabeza, sobre los ojos, y esta impresión general de parálisis, de la cabeza a los pies.›› ±

~ ¿En qué sentido la enfermedad -e incluso la locura- está presente en la obra de Nietzsche?-Ella no es

| |

Nietzsclye

nunca fuente de inspiración. Nietzsche no concibió nunca que la filosofía pudiera proceder del sufrimien-

to, del malestar, de la angustia --aunque el lósofo, el tipo de filósofo según Nietzsche, padezca un exceso de sufrimiento. Pero tampoco concibe la enfermedad como un acontecimiento que afecte desde el exterior a un cuerpo-objeto, a un cerebro-objeto. Ve en la enfermedad más bien un punto de vista sobre la salud; y en la salud un punto de vista sobre la enfermedad. «Observar

como enfermo conceptos más sanos, valores más sanos, después, al revés, desde lo alto de una vida rica,

sobreabundante y segura de sí, hundir la mirada en el trabajo secreto del instinto de decadencia, ésa es la práctica en la que más a menudo me he adiestrado...›› La enfermedad no es un móvil para el sujeto que piensa, pero menos aún es un objetorpara el pensamiento: constituye más bien una intersubjetividad secreta en el

interior de un mismo individuo. La enfermedad como evaluación de la salud, los momentos de salud como evaluación de la enfermedad: ésa es la «vuelta del revés», el «desplazamiento de las perspectioas››, en donde

Nietzsche velo esencial de su método y de su vocación para una transmutación de los valoresl. Ahora bien, a pesar de las apariencias, no hay reciprocidad entre los

dos puntos de vista, entre las dos evaluaciones. De la 1 Ecce homo, «Por qué soy tan sabio», 1.

La Diòa

15

salud a la enfermedad, de la enfermedad a la salud, esto sólo sería una idea, pero plammqvilidad misma es una salud superior: este desplazamiento, esta ligereza en el

desplazamiento es la señal de la
View more...

Comments

Copyright © 2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF